Los Tres años del aprendiz

Los tres años del aprendiz, los tres años de su marcha, los tres viajes de la iniciación son símbolos maravillosos del triple período o de las tres etapas de su progreso en los estudios masónicos. Esos tres períodos de estudio del aprendiz tienen también otros profundos significados que pueden ser relacionados así:  a las artes fundamental “gramática lógica y retórica” a los tres primeros números de las tres cualidades indispensables del masón sabiduría inteligencia y voluntad. Esas cualidades inseparables deben existir bien equilibradas en el masón para que sea un hombre perfecto, un iniciado real y no simplemente un individuo que pasó por la iniciación y no aprovechó nada de ese formidable medio de regeneración.

los tres años del aprendiz son la expresión del ternario que puede ser encarada en múltiples formas, veamos alguna de las más interesantes para el estudio que estamos haciendo: los tres pilares o columnas de la logia masónica las luces del taller; sabiduría fuerza y belleza, representadas por el venerable maestro y los vigilantes colocados en Oriente, occidente y sur siguiendo las tres puertas el gran templo de Salomón en Jerusalem significan el delta sagrado o triángulo compuesto de tres líneas y tres ángulos y forman un todo completo e indivisible.

Son el símbolo de la divinidad que los cristianos adoran con el nombre de Trinidad y los hindúes con el nombre de brahama,  simbolizan también las tres virtudes teologales fé,  esperanza y caridad. Los tres años del aprendiz recuerdan los tres años de preparación y estudios que Zoroastro imponía a sus discípulos o iniciados. Durante ese período se reunían con ellos en sesiones que comenzaban a mediodía y terminaban a medianoche con un ligero refrigerio.

El aprendiz representa al hombre en su infancia en los primeros siglos de la civilización. Se sienta en el norte porque no puede soportar de frente el sol de la verdad, debe dedicarse al conocimiento de las letras, esto es, a los principios o elementos simbólicos. Cuando el aprendiz afirma que no sabe leer ni escribir dice apenas una expresión que simbólica qué significa que no sabe leer ni escribir el lenguaje de la verdad, pero que está estudiando y ejercitándose en ello, deletreando letra por letra las verdades fundamentales sobre las que se basan los conocimientos masónicos.

En los tres años de aprendizaje simbólico, el aprendiz debía conocer las tres lenguas sagradas: Sanscrito hebreo y egipcio, tres religiones brahamamismo, budismo y cristianismo y tres ciencias ocultas:  la kábala, magia y hermetismo. En los tiempos antiguos cuando la masoneria era corporación de picapedreros libres y solamente en algunas ocasiones se ocupaban del desenvolvimiento espiritual, los aprendices pasaban realmente tres años como mínimo trabajando en compañía de los maestros hasta aprender perfectamente el arte de construir. Solamente entonces podían pasar a la categoría de compañeros de los maestros, después de haber demostrado sus habilidades prácticamente.

Actualmente esos tres años son simbólicos, el tiempo cambia en las distintas jurisdicciones, en algunos el aprendiz recibe 5 lecciones completas en 5 tenidas realizadas en 5 días distintos y debe asistir a una ceremonia iniciación, hay una variación de tiempo entre 3 meses y 3 años o más, pero en muchas logias (aunque este periodo no sean respetados muchas veces), han promovido al segundo grado a hermanos que no hayan recibido la instrucción suficiente ó no han asistido a una ceremonia iniciación ni han demostrado de modo real que conocen aman y sienten la masonería.  Debería haber un acuerdo entre todas las potencias para restablecer los antiguos tres años de aprendizaje a fin de restaurar el sentido de educación de la orden, así se evitaría el hecho común de que llegaran a los cargos elevados de la logia, masones poco entrenados y poco conocedores de los principios y del espíritu de la masonería.

Un estudio cuidadoso de la situación masónica permitiría verificar que esta opinión está fundamentada y su aplicación traería grandes beneficios simbólicos o reales, los tres años del aprendiz están destinados cualquiera que sea el período a buscar y a formar a los masones, durante este tiempo él irá familiarizándose con los símbolos, con la terminología masónica, se ejercitará en el trabajo y aprenderá a la par las obligaciones y los deberes. También conocerá la simbología de los números.  El número 1 representa al individuo aislado, el número 2 representa la luz y la sombra y el número 3 es la trinidad divina y otros aspectos a lo que ya nos referimos, en síntesis, el unos es todo el dos es la dualidad y el 3 es el número de la luz de la perfección

El aprendiz acrecenterá su conocimiento recordando siempre los deberes primordiales del hombre para con Dios para con sus semejantes y para consigo mismo.  Los 3 números 1 2 y 3 según el decir de Pitágoras resumen todo el misterio supremo de los seres de todo lo que existe, así ese filósofo se expresa: La unidad del número 1 es la ley de Dios, el número 2 ha nacido de la división representa lo que Dios creó fuera de sí, es la ley del universo, la ley natural que rige a todos los seres inclusive al hombre, el número 3 es la evolución, la ley de la evolución natural a la que llamamos generalmente la ley de la naturaleza creada

 

El secreto Masónico

El famoso secreto masónico, además, ha tenido siempre una gran connotación de refugio ante las persecuciones políticas y religiosas. Actualmente siguen existiendo hermanos y hermanas que prefieren el anonimato del secreto para salvaguardad su identidad ante los prejuicios y malinterpretaciones del mundo profano. En cuanto al secreto sobre rituales y procedimientos, hoy es difícil mantenerlo en la sociedad de la hiper-información, internet y las redes sociales.

Sí puedo aseguraros, sin embargo, que la mayoría de nosotros no queremos que se nos desvele nada ajeno a nuestro Grado y que esperamos pacientemente a alcanzar el siguiente para conocer las revelaciones que conlleva. Cada exaltación o aumento de Grado exige la preparación adecuada en el momento concreto. El férreo secreto sobre su contenido queda hoy como una opción voluntaria del iniciado, generalmente observada. Más allá del carácter cultural que muchos de nuestros símbolos tienen, como resultado del devenir de las civilizaciones desde la Antigüedad, existe una interpretación estrictamente masónica, aplicada al iniciado, que apela a su transformación ética, a sus responsabilidades como masón, a la observación de los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad y la forma de hacerlos reales en el mundo privado y en el conjunto de la sociedad.

Y esto es precisamente, queridos amigos, lo que nos impulsa a unirnos a la Masonería: el afán por conocer cómo el estudio y la comprensión de esos símbolos, formados en el transcurrir de los siglos, pueden hacernos progresar como seres humanos hasta obligarnos a mejorar como individuos y ser más aptos para la comunidad. Pero hablábamos de las palabras. De los conceptos.

He dicho que fue el Venerable Maestro quien me encargó esta alocución que nosotros llamamos “Plancha” como símbolo de la palabra grabada a buril y ésta es nuestra primera metáfora. Indica la voluntad de que nuestra expresión de pensamiento masónico sea recogida fidedignamente y pueda permanecer en el tiempo. Esta alegoría que nos remonta al origen de la escritura se formó hace muchos siglos, probablemente más de un centenar, cuando los escribas sumerios comenzaron a trazar signos en una técnica de transcribir el lenguaje humano, grabándolo mediante un punzón sobre una superficie adecuada como la arcilla húmeda o la cera y eligiendo la piedra para contener la memoria de lo que había de permanecer al resguardo del tiempo. Y diréis: ¿por qué Venerable? ¿Acaso lo veneráis, o es que debe ser siempre la persona más anciana?.

De nuevo acudimos al símbolo: el o la Venerable es el Maestro o Maestra que preside los trabajos en el sitial central del Oriente, llamado trono de Salomón por ser asiento de sabiduría y baluarte de justicia equitativa. Quien lo ocupa toma sobre sí la responsabilidad de dirigir la Logia durante un ciclo completo que suele ser un curso solar, que es como llamamos al año que comienza en el Equinoccio de Otoño.
No se trata ni mucho menos del miembro de más edad o experiencia sino de quien haya sido elegido por la totalidad de la Logia en votación secreta e inviolable. Se le llamaVenerable porque al ocupar el trono de la sabiduría su calidad de masón es venerada, es decir aceptada por todos. Su significado y uso entronca con la tradición asamblearia de muchos pueblos antiguos europeos y tiene raíz helenística en el arconte del Consejo de Ancianos y origen celta en el Gran Druida o Druida Mayor que presidía la Asamblea de los iniciados en los Misterios. En estos cuerpos colegiados de gobierno y consejo solía ocupar la presidencia el más anciano, y por lo tanto el más respetado, de los sabios o de la comunidad. Nosotros, que somos una sociedad racional, progresiva y proyectada a la Modernidad, no creemos relevante la edad sino el respeto que merece y la dignidad de quien ostenta el oficio de Venerable, pues su puesto es el de un primus inter en continua rotación. La persona que ocupa el sitial de Salomón es quien convoca a los hermanos, dirige la Tenida, tiene la última palabra en cuestiones de procedimiento y puede dictar arbitrios en caso de conflicto.

Hay muchos otros nombres entre los Oficiales de la Logia, como Maestro de Ceremonias, Tesorero, Guardatemplo, Maestro de Banquetes u Hospitalario. Todos ellos son evidentes, cumplen la función que denota el término, pero acumulan asimismo otras funciones simbólicas que sería prolijo de explicar aquí. Destaquemos que el Orador, a la izquierda del Venerable, y el Secretario, a su derecha, tienen sus sitiales en el Oriente porque deben dar fe del buen desarrollo de la tenida y firmar el acta de la anterior junto al Venerable. Sobre los tres brilla el Delta Luminoso con el Ojo que todo lo ve como emblema, sea éste el Gran Arquitecto del Universo, la Conciencia Universal, el Cosmos, Dios o nuestro planeta, pues la interpretación de los signos es libre en masonería y pertenece al pensamiento individual.

Digámoslo de una vez: somos ante todo librepensadores y escrupulosamente respetuosos con las creencias de los demás, siempre que no sean perniciosas, vulneren los derechos o se impongan por la fuerza. Y esta es una realidad empírica que ningún libelo, calumnia, enemigo, general fascista o líder comunista nos puede quitar y que nos aleja del concepto de secta manipuladora con el que tantas veces se nos ha motejado tanto por ignorancia como por interés político o religioso, así como, hay que admitirlo, por nuestro empeño en el secretismo, además del inevitable chismorreo venal o teñido de la clásica maldad humana.

Es cierto también que los masones no siempre manifestamos una conducta ejemplar. Las divisiones históricas y cierta tendencia a la fragmentación que ponen en tela de juicio la aspiración universal y el conflicto de vanidades o intereses que con frecuencia surge entre miembros de mismos talleres u obediencias, menoscaban nuestra credibilidad. Para lo primero, lo mejor es aceptar la multiplicidad de sensibilidades y la pluralidad de ritos como un rasgo de riqueza y libertad. Para lo segundo no queda más que la vigilancia sobre los egos trastornados, delirantes o inflados, de forma que se puedan controlar y no afecten negativamente al desarrollo sano de la convivencia, los trabajos y la reputación de la Orden. Lo cierto es que todos los francmasones del mundo, hombres y mujeres de cualquier rito o país, amamos la libertad ordenada y responsable, creemos en la igualdad a rajatabla, asumimos la riqueza en la variedad del mundo y estamos siempre dispuestos a escuchar porque respetamos lo otro, lo diferente. En eso sí somos una suerte de asamblea con una sensibilidad común, aunque no funcionemos con el dogmatismo ni las reglas habituales de las llamadas “iglesias”.

Si seguimos observando en torno al Venerable, vemos que el Sol y la Luna presiden el Oriente luminoso de donde simbólicamente viene la luz del Conocimiento. El Sol representa la Luz y el calor que emana el Venerable hacia la Asamblea de hermanos. Son tan numerosas las implicaciones culturales e iniciáticas del astro rey en la Historia de la Humanidad, que resultaría imposible intentar abarcarlas aunque fuera de forma aproximada en esta Plancha. Baste recordar que como criaturas vivientes somos hijos del Sol y que nuestra mera existencia depende de sus benéficos rayos. Que prácticamente todos los ritos antiguos le rendían tributo, cuando no adoración y que los jóvenes dioses de las grandes religiones tales como Krisna, Horus, Mitra, Baco y el propio Jesús, sustancias proclamadas de la gran divinidad, nacieron en el Solsticio de Invierno cuando la luz del sol comienza a crecer y se celebraba la fiesta del Sol Invictus.

Tanto el Solsticio de Invierno como el de verano son las fiestas mayores de nuestra Fraternidad, pues ambos hitos naturales marcan puntos de inflexión en la intensidad y duración diaria de la luz. Como en muchas de las civilizaciones que nos precedieron, nosotros aprovechamos las “puertas cósmicas” que producen estos momentos de alineación del sol para reflexionar y celebrar la maravilla de la vida y el cosmos, antes de continuar con los trabajos y el pulimento cotidiano de nuestra piedra. La implicación de la Masonería con la Naturaleza y el Cosmos es tanta que, más allá de la especulación filosófica y el debate ético, tenemos siempre presente los grandes elementos que forman nuestro mundo circundante como seres humanos en el planeta Tierra. Así, el Sol no está representado sólo por su efigie iluminada en el Oriente sino también por su recorrido celeste de doce años, el perihelio, simbolizado por el cordón que atraviesa las Columnas del Septentrión y el Mediodía a través de los signos zodiacales fijados por las antiguas civilizaciones. Y aquí hay que recordar que el propio nombre de Salomón, cuyo sitial preside el Oriente, contiene tres sílabas [Sol-om-on] que significan “sol” en tres lenguas primigenias del habla humana, de manera que el nombre hermético de este Gran Maestro iniciado de los hebreos se identifica con la plenitud de la luz solar, con la Sabiduría atenta y fecunda. Por otra parte, la sucesión zodiacal y las posiciones del Sol y la Luna se complementan con la representación de un firmamento tachonado de estrellas en el techo del Templo. El océano del cosmos tiene una parte más oscura, de color azul-prusia en contraste con el añil restante, que simboliza el núcleo, un maremágnum estelar que avanza desde Oriente y representa a la Vía Láctea como fuente nutricia. Es el símbolo del Gran Camino que debe efectuar cada francmasón dentro del inmenso Campus Stellae que es la vía histórica de los iniciados. En la vanguardia de la avanzadilla destaca una estrella sobre las demás: es Sirio, el astro más brillante del universo nocturno y el amanecer de la luz. Veinte veces más potente que nuestro sol y dos veces más grande, pertenece a la Constelación Canis Major(Gran Perro). Las antiguas escuelas mistéricas en Caldea, Tebas y Eleusis, lo consideraban “el sol detrás del sol” y como tal, la verdadera fuente de potencia del astro rey de nuestra sistema planetario. Si el calor y la luz del Sol mantienen vivo nuestro mundo físico, a Sirio se le considera la fuente de energía que alimenta el mundo espiritual.

La Palabra de pase

En algunos rituales se acostumbra a someter a examen al Aprendiz candidato al segundo grado, para asegurarse la Logia que éste ha comprendido el significado del Primero, y está pronto para recibir una nueva luz en su camino. En otras, como en la nuestra, se 1e pide al Aprendiz que someta un trabajo escrito sobre algún tema masónico. De una u otra manera, es necesario que el candidato demuestre su capacitación para el nuevo paso que va a dar, y una vez que lo ha hecho, se le da la “palabra de paso” que lo habilitará para entrar en una Logia de Compañeros.

En la época en que se redactó el famoso manuscrito de Anderson, que la Masonería actual considera como un monumento literario de la Orden, o cuando ésta se organizó definitivamente en la forma confederada que hoy tiene, después de la célebre reunión tenida en la Taberna de la Oca y la Parrilla, en Londres, en 1717, o cuando nuestro mártir Jacobo de Molay fue sacrificado por la criminal intolerancia religiosa de la masoneria ortodoxa, ya hacía muchos siglos que la Masonería tenía en su forma externa, una vestimenta bíblica. ¿Cuándo fue que los ritos traídos de Oriente perdieron su forma egipcia para ser adaptados a la forma judaica? ¿Cuánto tiempo llevó este proceso y cómo y por qué se efectuó? Esto es cosa que no se sabe, pero lo cierto es que ya para aquella época, las palabras sagradas y de paso, y los nombres de muchos signos, y las leyendas de todos los grados masónicos, casi sin excepción, estaban tomados de la Biblia judaica.

Es bien sabido que en los siglos XI, XII, y XIII, época de las cruzadas, los caballeros que marcharon a la “guerra santa” en tierras de Oriente, fueron cruzados … pero volvieron templarios, siendo ésta una de las explicaciones más aceptadas de cómo llegó la Masonería a Europa. Pero ¿por qué están tomadas del viejo testamento la mayoría de nuestras palabras sagradas y leyendas, y no del nuevo? La contestación no puede ser otra: porque aunque los hermeneutas y doctores de la iglesia cristiana lo ignoren, y algunos ni siquiera lo sospechen, los libros judaicos de la Biblia son iniciaticos, es decir: esconden alegóricamente en mitos y crónicas, verdades relativas a los secretos de la naturaleza y del Hombre. Hablar de esto requería escribir volúmenes enteros, pero nos vamos a permitir solo ofrecer una muestra de ello.

grado 33 masonería

El grado 33 en  masonería, significa la máxima distinción que otorga la orden masónica a sus miembros. A diferencia de la creencia popular, hay muchos masones que ostentan ese cargo y se da basicámente por merito y fidelidad del masón.

El conocimiento masónico finaliza en el grado 32. siendo el 33 un titulo honorario. Al llegar a ese grado, no significa que termina la carrera masónica, sino que al contrario, es cuando mas se debe trabajar y mas se debe enseñar a los masones de grados inferiores.

Este grado es ultimo del rito escoces antiguo y aceptado y pertenece a los grados rojos o grados filosóficos. El color de este grado es el blanco, siendo sus mandiles y condecoraciones de este color.

Si bien hay muchos mas grados 33 de lo que se piensa, no es fácil llegar, y el camino es largo y sinuoso. Hay que tener mucha dedicación y compromiso con la orden para obtenerlo. En muchas ocasiones se da este grado por mérito en el ámbito social, osea, algunas grandes personalidades que han logrado méritos extraordinarios en el servicio a la comunidad.

Este grado conlleva una gran responsabilidad a quien lo posee, su comportamiento masónico como social debe ser justo y recto en todo aspecto.

 

inteligencia en el grado de compañero

La inteligencia es la Facultad de recibir las impresiones de los sentidos, para comprender y combinar los actos que satisfagan nuestras necesidades, en otras palabras, es la capacidad de comprender de adaptarse al medio.

La inteligencia, se valora por la capacidad de enfrentarse a los complejos problemas que nos presenta la vida diaria y de aprender a leer, escribir, computar a ciertos niveles y resolver con rapidez ecuaciones abstractas.

La inteligencia, contra todo credo, no se mide por la acumulación de títulos académicos o una capacidad grande, dentro de alguna disciplina académica, escolástica, intelectual o de otra índole. El verdadero barómetro de la inteligencia es una vida feliz y efectiva, vivida todos los días y cada momento del día.

Si eres feliz, si vives cada instante y aprovechar al máximo las posibilidades, Entonces eres feliz, eres inteligente.  Además, es la capacidad de enfrentarse a los problemas es un aditamento útil de la felicidad; pero si tú sabes, que a pesar de tu falta de habilidad para resolver cierto tipo de cosas, puedes elegir lo que te haga feliz, o que por lo menos, puedes evitar que te harán infeliz; entonces, se podría decir que eres inteligente.

Porque sabes utilizar la palanca, que es el símbolo de la inteligencia y que sirve para levantar pesos y mover montañas con los instrumentos que proporcionan, la ciencia y la tecnología.

La inteligencia, pilar fundamental para el conocimiento, para el desarrollo de la persona. Cualidad que nos diferencia de todos los animales, a pesar de que digan lo contrario, solo el hombre posee inteligencia.

El primer viaje del compañero mason

 Según la historia alegórica qué referimos en los grados simbólicos de aprendiz. En las obras del templo, empleaban en el primer año en desbastar con el cincel y el martillo los minerales y maderas de la fábrica, y hasta que conocían bien sus distintas cualidades, no se le destinaban a trabajos superiores.
Esto quiere decir que necesitamos aprender a pulir la inteligencia para hallarse en actitud de ser útil a la humanidad, a tu familia, en tu trabajo y a ti mismo. El cincel significa la constancia en la perfección y el martillo la sumisión de la Fuerza bruta por la inteligencia. El Mosaico de cuadros blancos y negros, son los bienes y los males por lo que tienes que pasar en la peregrinación.
En el primer viaje se lleva el mazo y el cincel, esto quiere decir que la belleza no se realiza sino uniendo la sabiduría que concibe, con la fuerza que ejecuta. Esto es para desaparecer una a una, todas las asperezas del bloque, qué es necesario convertir en una impecable piedra bruta. Hasta que conocían bien sus cualidades no se le destinaba trabajos superiores.
Este primer viaje del compañero masón es sumamente importante y no se le da a veces la importancia necesaria en los trabajos de compañero. Suele trabajarse el tema “Los cinco viajes” pero será de vital importancia al compañero masón que trabaje este viaje en un trabajo aparte ya que encierra mucho conocimiento y simbolismo y además que pueda hablar de las herramientas que lleva consigo el compañero masón en este sublime primer viaje.

las ciencias en el grado de compañero masón

La ciencia es el conocimiento de las cosas por sus causas. En el grado de compañero se requiere del estudio de la filosofía y de la ciencia, principalmente. En lo social, tiene que partir de la moral, porque está se cimienta en los antiguos usos y costumbres y es la base de los deberes y obligaciones para con el gran arquitecto del universo, con sus semejantes y consigo mismo. La instrucción de este grado revela el simbolismo de la misión civilizadora, de la superación del fanatismo, de eliminar la ignorancia, la superstición y ver cómo curiosidades la astrología y todas las mancias, que no son otra cosa que la deformación del verdadero conocimiento.

La evolución que experimentan todos los seres y las cosas, producto de la generación impuesta por la naturaleza,  son temas de enseñanzas para el segundo grado. Y no comprenden solo los fenómenos físicos y químicos, sino que también se incluyen, dentro de estos estudios, la evolución de las ideas, el Progreso de la inteligencia y las buenas costumbres.
Estamos ante un grado en donde la aplicación de las ciencias es fundamental. Un grado muy complejo con muchísimas enseñanzas y mucho esoterismo. Hay que trabajar mucho este grado porque será de vital importancia para conocer y practicar los grados superiores. La enseñanza recién empieza y nosotros creemos que aquí en el grado de compañero masón empieza a darse cuenta uno de que es la masonería, siendo además el paso previo para conseguir la maestría. El sublime grado de maestro Masón.

ciencia y virtud en masoneria grado de compañero

La moral, Es una de las joyas que le acompañan en su búsqueda, por qué ciencia sin conciencia es ruina del alma. La moral Sólo hace tontos y la ciencia Sólo hace déspotas, en consecuencia se tiene que buscar el justo medio para alcanzar el perfeccionamiento y el conocimiento. Tienen que prevalecer el honor la honradez y la justicia que deben formar la base de todo compromiso y no deben tomarse como normas de conducta sino como proyecto de vida, para el perfeccionamiento moral e intelectual, científico y filosófico. La luz que emana de los principios fundamentales de la ciencia iluminan la inteligencia y disipar las tinieblas de la ignorancia, de la duda del error y de la indecisión para hacer útiles a sus semejantes.

Ciencia y virtud son camino de luz esperanza, amor, armonía y verdad, y a la vez, preparan para la lucha por la superación permanente, abatiendo a los enemigos naturales: la ignorancia la hipocresía y la ambición. Al mismo tiempo que destruye la superstición, el fanatismo y la intolerancia. Con la buena educación, disciplina y preparación y perfeccionamiento

La educación moral se adquiere Desde niño y dentro del hogar paterno, donde se aprende las buenas costumbres porque el hombre es un animal de costumbres, la civilización se cimenta en los antiguos usos y costumbres, de ahí la necesidad de conocer los códigos y las leyes de los antiguos sabios que nos han facilitado en cómodo tránsito por la via del conocimiento con sus descubrimientos y aportaciones al hombre moderno, quizás por eso no valora los grandes descubrimientos realizados con paciencia, esfuerzo y trabajo cimentado en un método y una disciplina. El masón debe ser ante todo un hombre de ciencia.

Los defensores de los templos de Salomón

¿Puede la historia oficial de los templarios comenzar a raíz de la Primera Cruzada, unos 23 años después de 1096 dC. (Aproximadamente 1118 AD), pero el primer escenario de la conspiración comienza mucho antes. Cuando los nueve caballeros-monjes van a Jerusalén, construyen su cuartel general en el Monte del Templo y comienzan desde el primer momento para buscar el tesoro: las reliquias sagradas del cristianismo.

Cuando encontraron lo que buscaban, una delegación los trasladó a Roma para mostrar el sagrado cofre al pontífice. Pero algo que el Papa estaba nervioso, algo que la Iglesia Católica Romana no quería que los fieles supieran. Así, para redimir el silencio de la Orden Cristiana, el Papa les da riqueza y poder: ¡es el acto fundador de los Caballeros Templarios!

Muchos son quemados en el fuego y el batallón ahora es pasado. El batallón oficial, al menos, ya que los que escaparon de la persecución y la masacre estaban ahora al margen de la historia europea, aunque eso nos afectará más tarde. Esto se debe a que el misterio no resuelto permanece: ¿qué encontraron los templarios capaces de proporcionarles privilegios sin precedentes, voces papales sin precedentes y realeza al final del mundo cristiano?

Muchos mitos sobre los defensores de los templos de Salomón se atribuyen al imperio económico que cavaron, convirtiendo la peregrinación en Tierra Santa en una marca comercial. Aunque era el término que tenía su sede y los tesoros que se suponía que estaban ocultos tanto en el Templo de Salomón y el lugar vecino donde Cristo fue crucificado, dando a luz a la parte del león de las leyendas legendarias.

¿Encontraron el Santo Grial? Parte de la Madera Madera? Ellos sostuvieron la Sábana Santa de Turín (era un descendiente del Caballero de la Nación, que primero trajo Shinoda al público)? ¿O tal vez el Arca de la Alianza?

que significa logia

Sin duda, cualquier “profano” no iniciado en la masonería se pregunta “Que significa logia“, no vamos a entrar en temas de diccionario y definiciones porque aquí lo mas importante es el significado real que lo toma la masonería. Por lo cual una logia es el punto de reunión de los masones, donde dentro de esas logias, se celebran las tenidas ordinarias o mejor dicho “trabajos masónicos”. Una logia es el establecimiento físico en donde se reúnen los masones. Hay muchas logias en cada ciudad, cientos de logias en un estado y miles de logias en todo un país.

No hay logias mas importantes que otras, ya que en sí todas son importantes. Las hay mas grandes, mas bonitas mas antiguas pero el valor de una logia es igual para todas, ahí es donde un ser humano trabaja para la virtud, o sea, para el mejoramiento humano.

Hay diferentes ritos masónicos, por ejemplo, rito escocés, rito de york, rito mexicano, rito de memphis misraim y muchos otros ritos a lo largo del planeta. En estos ritos hay masonería masculina, en otras femeninas y otras que son mixtas, pero las mas “comunes” son las masculinas. Todos estos ritos del género que sea, se reúnen en logias. Así que, cuando alguien te pregunte que significa logia, ya sabes que responderle.

Ya sabes, en las logias se trabaja el perfeccionamiento humano, el querer ser mejor persona, la virtud y la destrucción de los vicios. Se trabaja de forma individual, o sea, se trabaja para el perfeccionamiento de uno mismo, pero en fraternidad, osea: “Con el apoyo” de todos los hermanos que se reúnen en las logias.